Llegar a más niñas, niños y adolescentes con todas las vacunas, el desafío de 2022

Nacionales

El inicio de un nuevo ciclo escolar a nivel país es un momento clave para incentivar la aplicación de las vacunas del Calendario Nacional (CNV), cuya cobertura viene registrando un descenso gradual y progresivo desde 2009 y evidenció un caída acelerada por causa de la pandemia durante 2020, según datos del Ministerio de Salud nacional.

Como consecuencia de ello, esta cartera articula con la de Educación, las provincias y organizaciones para mejorar el alcance no sólo de las vacunas contra la Covid-19 sino de todas las demás en ocasión del inicio del actual ciclo lectivo.

Según el último informe de Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles de la cartera sanitaria nacional (https://bancos.salud.gob.ar/recurso/coberturas-de-vacunacion-por-jurisdiccion-2009-2020), «entre 2009 y 2019 las coberturas nacionales de vacunación de Argentina presentaron una disminución promedio de 10 puntos» y llegando a 2019 con coberturas que no superaron el 90% para ninguna de las vacunas del CNV».

Esta estadística alcanzaba incluso las vacunas del lactante, que conforme al Ministerio es un «grupo etario que históricamente alcanzaba los mayores valores dado el contacto periódico que tiene con el sistema de salud», lo que implica que 2019 fue el año de «con las coberturas nacionales de vacunación más bajas de la última década, previo a la pandemia».

Sobre este escenario de base, el informe señaló que «el impacto de la pandemia por SARS-CoV-2 sobre las coberturas de todos los grupos etarios fue muy significativo».

«En 2020 se registró un descenso promedio de 10 puntos en las coberturas nacionales de vacunación de todas las vacunas respecto de 2019, viéndose aún más afectadas la vacunación de niños en edad escolar y adolescentes», indicó el documento.

Y explicó que «esto implica que la disminución promedio en el último año fue similar a la que se había registrado previamente en el período de una década (2009-2019), profundizando la situación desfavorable que ya se evidenciaba en 2019».

El informe detalló que durante el primer año de pandemia ninguna vacuna del CNV en ningún grupo etario superó un valor del 80% de cobertura a nivel nacional.

«Esto implica una significativa cantidad de la población objetivo que no ha sido alcanzada por los servicios de inmunizaciones y, por ende, un incremento sustancial de individuos susceptibles que, acumulados con los susceptibles de años previos, generan un escenario que predispone y favorece la aparición de brotes, reemergencia o reintroducción de enfermedades prevenibles por vacunación (EPV) que se encuentran controladas o eliminadas en nuestro país», concluyó el documento.

En 2020 la mayor reducción se dio durante marzo, abril y mayo «con especial impacto en vacunas del ingreso escolar y en adolescentes, en éstos casos probablemente relacionado -entre otras cosas- a la interrupción de estrategias de vacunación escolar que suelen realizarse en este período».

Un informe presentado la semana pasada (lunes 21 de febrero) por un observatorio creado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y Unicef informó que se estima que en 2020 alrededor de 215.000 niños y niñas no recibieron la segunda dosis de la triple viral (Sarampión-Rubéola-Parotiditis) al ingreso escolar.

También se estimó que 193.000 mujeres y 220.000 varones adolescentes de 11 años no recibieron su segunda dosis de la vacuna contra el VPH y 208.000 adolescentes ambos sexos de 11 años no recibieron el refuerzo de la triple bacteriana acelular (coqueluche-difteria-tétanos).

Si bien no hay datos respecto de 2021, lo cierto es que recién este ciclo lectivo todo el país arranca las clases con presencialidad plena, lo que representa una oportunidad para retomar esas estrategias de vacunación que, en efecto, los ministerio de Salud y Educación vienen trabajando en forma conjunta con las jurisdicciones, la SAP, Unicef y otros organismos y organizaciones.

A la vez, este comienzo de clases se da con una curva de contagios de coronavirus en descenso (casi un 90% menos de notificaciones respecto al pico de la ola por la variante ómicron) y con el 88,6% de la población argentina que inició su esquema de vacunación contra el coronavirus y el 78,7% que lo completó.

En relación a la población escolar específica, según los últimos datos del Ministerio, el 77,2% de niñas y niños entre 3 y 11 años inició su esquema de vacunación contra Covid-19 y el 56,9% lo completó; en tanto que el 90,7% de las y los adolescentes entre 12 y 17 años recibió su primera dosis y el 75,8% recibió las dos.

En este escenario – y sin burbujas como fue el año pasado-, niñas, niños y adolescentes vuelven a clases bajo el Protocolo Aula Cuidada y Segura para el Manejo y Control de Covid-19, elaborado entre sectores técnicos del Gobierno y sociedades científicas que se basa en cuatro pilares: barbijo, vacunación, ventilación y lavado de manos.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202202/584832-clases-vacunas.html

Artículos Relacionados

«Hoy podemos dar pasos con la presencialidad segura» en las aulas

Prensa Masiva

Ponen en marcha un programa para que 400.000 jóvenes terminen el secundario

Prensa Masiva

Fijación de pautas para democratizar góndolas

Prensa Masiva